Las garrapatas son parásitos comúnes que pueden infestar a nuestros animales. Se encuentran normalmente en la hierba y podemos hallar gran cantidad de ellas en zonas con muchos animales, como por ejemplo, establos, granjas...

 

Las garrapatas se alimentan de la sangre de sus huéspedes y producen al animal un molesto picor debido a sustancias de su saliva que secretan mientras succionan la sangre para que ésta no se coagule, éstas sustancias pueden llegar a producir incluso una paralisis en nuestro animal.

Además, debido a que su alimentación es la sangre, en grandes infestaciones pueden llegar a provocar anemia.

 

No sólo esto sino que además las garrapatas pueden ser transmisoras de enfermedades senguíneas, tales como Borreliosis o Enfermedad de Lyme, Ehrlichiosis, Babesiosis o Hepatozoonosis (en el caso de ésta última se contagia mediante la ingesta de la garrapata); todas ellas enfermedades infecciosas graves.

 

Existen test rápidos de diagnóstico para Ehrlichia y Borrelia. Las otras enfermedades se diagnostican mediante frotis sanguíneos en laboratorio.

 

Para evitar el contagio de las mismas es muy importante proteger a su mascota de las garrapatas, ya sea mediante el empleo de pipetas o de collares antiparasitarios. Ambos métodos pueden adquirirlos con TUVETENCASA, según preferencias.

 

Garrapatas, transmisoras de enfermedades